Rocío Ruíz León

Tu Psicóloga

Psicóloga
Licenciada en Psicología Clínica por la Universidad de Deusto de Bilbao.

Terapéuta Familiar y de Pareja
Formada en AVAPSI (2010-2013) (Asociación Vasca de Psicoterapias Dinámicas y Sistémicas) siguiendo los criterios exigidos por la FEAP (Federación Española de Asociaciones de Psicoterapias).

Psicoterapeuta de Orientación Junguiana
En formación por la SIDPAJ – Sociedad Internacional para el Desarrollo del Psicoanálisis Junguiano.

Experiencia
Mi labor profesional ha estado ligada sobre todo al ámbito de la familia y de la desprotección infantil, desde diferentes asociaciones que prestan servicios en este terreno. También he trabajado con otras problemáticas como el abuso de drogas, autismo y parálisis cerebral. Habiendo aprendido de todas estas experiencias tanto a nivel personal como a nivel humano.

Soy hija, hermana, pareja y madre. Madre de una preciosa niña de 3 añitos que me ha enseñado mucho de lo que significa vivir en el presente, aceptar mi pasado y mirar hacia el futuro.

Soy Psicóloga Clínica especializada en Terapia Familiar y de Pareja, de enfoque integrador pues me apoyo en valiosas herramientas que ofrecen diferentes disciplinas de la psicología.

Mi enfoque

Mi enfoque es integrador porque creo que en todas las disciplinas de la psicología se pueden encontrar herramientas valiosas. Sin embargo, el marco con el que trabajo es el Sistémico porque me parece interesante tratar a la persona dentro del contexto en el que vive.  Por contexto entiendo su familia, su pareja, su trabajo, sus amistades. Todo ello forma parte de la persona y de su sentir en el presente. Todos los elementos del contexto están relacionados entre sí, de modo que los movimientos de uno influirán inevitablemente en los del otro. Es como un baile. Entre todos los miembros de un grupo se produce una danza.

Por otro lado, me interesa mucho todo el legado psicoanalítico. Su visión de la importancia de la primera infancia y de la figura de los padres. La importancia de crear vínculos positivos con los progenitores que nos ayuden a establecer relaciones sanas en el futuro. Así como de establecer relaciones sanas en el presente que nos permitan curar las heridas de apego de nuestra primera infancia.  En general,  sintonizo con la importancia que da al mundo emocional.